Restaurante sostenible. Sí gracias.

farsaliaRestsostenible4

Uno de los placeres que nos ofrece ésta nuestra querida y loca sociedad de consumo, es ir de vez en cuando a comer a un restaurante bonito; la verdad, es fabuloso que te sirvan bien y te cuiden, y salir de allí con una sonrisa y ganas de hacer la siesta.

Somos muy privilegiados porque en países como el nuestro, tenemos acceso a una alimentación saludable que se promueve y está bien valorada.

Aún así, todos los Informes sobre alimentación y sostenibilidad dicen que vamos fatal en este sentido, los sistemas alimentarios actuales no son limpios con el medio ambiente, y no hay políticas que ayuden al sector de la hostelería para cuidar estos aspectos. Lamentablemente, el tipo de restaurantes más comunes hoy en día, suponen un gran derroche energético y de recursos.

Por eso, cada vez más, vamos a escuchar el término “restaurante sostenible”, no solo porque sea tendencia como todas las iniciativas ecologistas, sino porque no nos queda otra, a ver si empezamos a concienciarnos.

También los clientes estamos más mentalizados, y nos gusta gastar nuestro dinero en lugares éticos que promuevan ideales limpios.

Hay muchos detalles que pueden convertir tu restaurante en un lugar mucho más eficiente, saludable, y sostenible, veamos algunos de estos aspectos:

– Seguir el concepto de las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar. En ciudades pioneras como Berlín, existen restaurantes de diseño maravillosos con todo el mobiliario reciclado: espacios que adquieren un punto extra de carácter y encanto.

– Elaborar menús de temporada, que permitan hacer una selección de proveedores de proximidad o KM0. Además, los menús deben ser flexibles y permitir hacer un uso ético de los alimentos, así reduciremos los deshechos orgánicos. Por favor, como ente global no nos podemos permitir el lujo de tirar más comida, miles de personas mueren de hambre cada día, no es nuestra culpa pero ¿hacemos algo al respecto?

– La iluminación en los locales es muy bonita, pero la luz de las velas también. Muchos clientes estarán de acuerdo conmigo, en que resulta más agradable comer en un lugar donde el consumo sea un poco más ético: instalar sensores de movimiento para las zonas de paso, desconectar la electricidad por la llave general del contador, sustituir las bombillas tradicionales por diodos LED en lugares concretos, son recursos que ayudarán a ahorrar a la larga.

– En los restaurantes se gusta muchísima agua, existen sensores domoticos para los grifos de los baños, y grifos a pedal para las cocinas, entre otros muchos recursos.

– Si el local ofrece servicio de take away, existen proveedores de menaje fabricado con materiales orgánicos y biodegradables. Se ofrecen desde bolsas hasta cubiertos, vasos y todo lo que haga falta.

– Elegir materiales de construcción de procedencia orgánica: la madera, el vidrio, el acero, y otros materiales nobles, son adecuados para acompañar el momento de la comida. Dicen que nuestro organismo absorbe los materiales que nos rodean, si en un restaurante todo está construido con materiales plásticos y tóxicos, adivina como será la comida que allí se sirve.

Si tienes un local y quieres ampliar tu cartera de clientes, prueba a transformarlo en un lugar más limpio. Restaurante sostenible sí, gracias.farsalia restaurant sostenble2